icono excelentemente mail

Envíanos un e-mail

contacto@excelentemente.org

icono excelentemente ubicacion

Visítanos

Jr. Rebagliati #166

icono excelentemente telefono

Contáctanos

996 644 350

tienda excelentemente

Nuestra tienda

Store Excelentemente

EL CUENTO DE LAS LAGARTIJAS Y SU MENSAJE EN TIEMPOS DE PANDEMIA

Cuentos – Cuentos peruanos – Covid historia – Covid 19 Huancayo.

En un lugar de África, viven unas lagartijas de la especie de los Maguya, estas criaturas suelen ser muy escurridizas y meterse por todas partes, incluso en los techos de algunas casas hechas de paja; haciendo ruidos muy extraños. Una mañana y desde muy temprano, un par de lagartijas se encontraban en una feroz disputa, por el lugar, un perro que pasaba por ahí se percató del asunto y decidió advertir a los demás animales de la situación.

– “Estimados amigos acérquense, dos lagartijas se están peleando, desde muy temprano y pienso que es nuestro deber intervenir, hay que ir a separarlos, ¡tenemos que luchar contra la violencia!, ¿quiénes vienen conmigo? -, dijo el perro muy entusiasmado; sin embargo, no encontró a nadie que se una a la causa.

– ¡Pues ni modo, iré yo solo! – respondió molesto el perro ante tal indiferencia, y emprendió su camino. Al llegar, entro a separarlos y ¡punch! ¡pinch! ¡panch!, salió con un diente menos.

Ya en el suelo dijo:

– Huy yuyuyuy, yo solo no puedo, alguien debe ayudarme-, ¡ya sé, se lo pediré al gallo!, él siempre tiene en orden a su gallinero, pensó.

– ¿Oye gallo me ayudas a separar a las lagartijas?, pregunto.

– ¡Y a mí que me importa, estoy ocupado!, además ese no es mi problema, yo solo me encargo de mi gallinero- respondió molesto el gallo.

Mientras tanto, las lagartijas continuaban peleando; entonces, el perro se acordó del buey, que era un animal fuerte e imponente, así que pensó que era el animal ideal para ayudarlo.

– ¿Oye buey me ayudas a separar a las lagartijas? – pregunto.

– ¡Muuuu!, a mí que me importan dos lagartijas que pelean, mira amigo yo me ocupo de mis asuntos y los problemas de los demás no son de mi importancia.

El tiempo pasaba y las lagartijas seguían en su lucha; el perro seguía buscando a alguien que le ayude, entonces pensó en el burro, un animal viejo, sabio e inteligente – ¡El burro me ayudará! -, dijo.

– ¡Oye burro me ayudas a separar a las lagartijas que se están peleando?

– ¡Ioioio! No son de mi incumbencia dos lagartijas que pelean, pero si quieres un consejo te diré que, si no dices nada, si no ves nada, si no escuchas nada, no pasa nada.

Ya había pasado mucho tiempo, sin embargo, las lagartijas no cesaban de combatir arduamente y el techo sobre el que estaban no resistió más y se vino abajo; justo en ese momento, una ancianita se encontraba cocinando, así que la paja cayó en el fuego y un gran incendio se desató en la casa.

Muchos fueron los esfuerzos por apagar el incendio, los vecinos trajeron al burro para cargar enormes baldes de agua y apagar el incendio, pero nada se pudo hacer y lamentablemente la viejita que allí se encontraba quedó atrapada y se murió asfixiada.

Una costumbre muy particular se vive en ese lugar, pues cuando algún anciano pierde la vida, se ofrece 3 semanas de celebración en su honor por haber vivido tantos años, todo es acompañado con música, bailarines y deliciosa comida en abundancia, es así que no hubo más remedio que matar al gallo y al buey para tener suficiente alimento.

Mientras la celebración seguía su curso, el perro que estaba junto al burro le dijo, -ya ves burro, dos lagartijas que pelean si son tu problema, pues si alguno de ustedes me hubiera ayudado, ahora mismo no te estaría doliendo la espalda de tanto cargar agua; y el gallo y al buey estarían vivos.

El mensaje de este cuento es que cuando hay un problema, la sociedad en su conjunto debe reunirse para solucionarlo y mostrarse solidarios, ya que el problema de las minorías puede ser el de las mayorías.                     

“El Exceso de Confianza y el Individualismo nos está Matando”

Hoy en día, esta enfermedad causada por el covid 19 con origen en China, ha logrado enfermar a miles de personas alrededor de todo el planeta; convirtiéndose en un severo problema de salud pública, sin embargo y pese a las advertencias de trabajar de manera conjunta para combatirlo muchos parecen continuar viviendo en LA CULTURA DEL INDIVIDUALISMO, acompañada de la famosa expresión “Ese no es mi problema”.

¿Te gustó este artículo?
¡COMPÁRTELO!

Wilbert Barzola Huaman
Wilbert Barzola Huaman
Por: Wilbert Tomás Barzola Huamán Fundador Excelentemente Decano del Colegio Médico del Perú Consejo Regional IV – Huancayo Docente de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional del Centro del Perú Docente de la Facultad de Medicina de la Universidad Continental Psiquiatra Clínica Ortega – Huancayo Psiquiatra del Hospital Nacional Ramiro Priale Priale Essalud – Junín

Publicaciones recientes

DÉJANOS UN COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?